Standard & Poor’s mejora la perspectiva económica de México

Se espera que en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador siga con las políticas económicas que deriven en una dinámica fiscal,  deuda y economía estable.

Redes sociales

La agencia calificadora Standard & Poor’s, mejoró la perspectiva de México de negativa a estable, y ratificó la calificación de la deuda soberana de largo plazo de México en moneda extranjera y local, en BBB, y BBB+, la calificadora espera que México continúe con un buen manejo fiscal y monetario en lo que resta de la actual Administración.

El documento destaca la prioridad del Gobierno de México en buscar políticas que mantengan la solidez de sus finanzas públicas, y niveles de deuda por debajo de 50%, lo que permitirá continuar con un entorno de estabilidad macroeconómica.

La agencia hizo mención a la sólida posición externa del país y a sus equilibrios macroeconómicos, señalando como positivo el bajo déficit en cuenta corriente apoyado por los flujos de inversión extranjera directa, también el tipo de libre flotación que facilita el acceso a los mercados financieros, y una política monetaria favorable, así como la relevancia de contar con un portafolio de la deuda principalmente local y diversificado.

Además la calificadora reconoció el manejo prudente de la macroeconomía a pesar de los potenciales riesgos como las presiones inflacionarias, y el fin del ciclo acomodaticio en la política monetaria de Estados Unidos.

Adicionalmente enfatizó que los niveles de inversión necesitan elevarse y otros factores que podrían incrementar la calificación del país. Esta mejora en la perspectiva junto con la ratificación de la deuda soberana, permitirá continuar con un acceso favorable a los mercados internacionales y nacionales.

De acuerdo a la agencia calificadora, la perspectiva estable refleja una expectativa de que prevalecerá un manejo macroeconómico cauteloso durante los próximos dos años, a pesar de un contexto mundial más complejo.

Se espera que en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador siga con las políticas económicas que deriven en una dinámica fiscal,  deuda y economía estable. Así como también se espera que la ejecución de las políticas fiscales, monetarias, cambiarías y comerciales continuará siendo cautelosa durante la actual administración, además de que pretende cerrar su mandato inaugurando proyectos emblemáticos.

Por otra parte se puede derivar en una baja de las calificaciones soberanas si hay retrocesos inesperados en la gestión macroeconómica o en el diálogo entre los socios del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá sobre el fortalecimiento de la resiliencia de la cadena de suministro y los vínculos transfronterizos, que podrían debilitar la inversión y la confianza de los inversionistas, lo cual llevaría a una baja de las calificaciones en los siguientes dos años.

También si se produce niveles más altos de deuda del gobierno general y de déficit, aumentarían los riesgos fiscales asociados con cualquier apoyo extraordinario necesario para las empresas estatales, como Pemex y CFE.

La calificadora también señaló algunas recomendaciones para una gestión política y económica eficaz que impulse la trayectoria del débil crecimiento de México en las últimas décadas, por ejemplo, con un panorama de inversión más dinámica, podría traducirse en un alza de la calificación.

De manera similar, las iniciativas que impulsen la flexibilidad presupuestal, los espacios fiscales, y que amplíen la base tributaria no petrolera para mitigar los potenciales pasivos contingentes, provenientes de las empresas propiedad del gobierno en el sector de energía que podrían mejorar la calidad crediticia.

En el entorno actual y los próximos años la agencia espera un crecimiento del Producto Interno Bruto real de 1.7% este año y de 1.9% el próximo, y luego de 2.1% en 2024 y 2025.

En este sentido, la demanda de Estados Unidos ha sido el motor del crecimiento impulsado por las exportaciones, y las remesas récord de trabajadores en el extranjero respaldaron el consumo en el segmento de ingresos más bajos durante y después de la crisis sanitaria.

La desaceleración en la actividad económica de Estados Unidos y una política monetaria más estricta podrían limitar el crecimiento este año y el próximo, aunque la recuperación del turismo y de los servicios locales de los efectos de la crisis sanitaria deberían brindar apoyo.

Por último El T-MEC deberá posicionar a México para que se beneficie de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, y de un cambio hacia el acercamiento de las operaciones tras la pandemia, a medida que las empresas reconfiguran las cadenas de suministro globales.

Redes sociales

Creciendo con Nuestro México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

POSCO International inició su planta de componentes para vehículos eléctricos en Coahuila

vie Jul 22 , 2022
La nueva planta de POSCO, fabricará componentes de vehículos eléctricos, el cual consiste en la producción de núcleos de motores de tracción, por lo que integrará al Clúster de Autos Eléctricos en Coahuila,.